sexta-feira, 2 de julho de 2010

“MUCHACHA DE SAL”








Hace tiempo, conocí a una muchacha 
que adoraba los pájaros, los árboles, 
el cielo y el mar.
 Era especial, su cuerpo era de sal.
Alguna vez la acompañé a la playa,
 solía sentarse sobre la arena 
para escuchar el mar.
Su mirada fija y distante, sugería tristeza.
A menudo, se lamentaba de no 
poder tocar el agua,
 ni tan siquiera soñar. De todo esto
 ya hace mucho tiempo…,
 dudo mucho que dejara de ir a la playa,
 lo que me hace pensar que un día 
su dolor fue tan grande
 y su tristeza ta honda, 
que a pesar de todos sus esfuerzos
 no pudo evitar el deseo de 
sumergirse en un mar
lleno de peces, tortugas y toda clase de especies,
aun sabiendo que se disolvería en él.
¿Será feliz entre tanta agua?
Hay quien dice haberla visto convertida em
 una sirena emergiendo
entre las olas del mar.
 Sin embargo, nadie se explica cómo el 
agua dulce desapareció en agua,
cada vez más salada. ¿Será que sus lágrimas no 
dejan brotar de sus ojos?
Ahora soy yo, quien me siento 
en silencio sobre la
arena esperando volverla a ver algún día.

(Fátima Mª Fernández Méndez)
************************************
SOBRE LA AUTORA

Fátima Mª Fernández Méndez
Nació en Puerto de Vega (Asturias) una província de La España. Licenciada en Bellas Artes. Facultad
de Bellas Artes de Cuenca. Universidad de Castilla la mancha. Docente de secundaria. Especialidad dibujo y formadora de variadas actividades artísticas en diferentes talleres.

Um comentário:

Wal disse...

ei! entendi nada não desse poema, mais é mto bonito, pq no momento somos todos sal!
abço!